Antología sexual I

6:49 Cristian Gonzalez Del Pino 0 Comments


Lo hemos hecho en mil posturas.
Llegamos al punto, de parecer contorsionistas de circo.
Recuerdo estar a cuatro patas,
ladrando a la luna cada vez que entrabas de visita.
Lo hicimos a lo misionero,
sin llegar a creer más que en el pecado de la carne.
Estuve debajo.
Encima.
De lado.
De espaldas.
En cuclillas.
Mi piel aun siente los tirones
de los muchos polvos sobre la mesa.
El corazón -el mío-
se resiente de aquellas veces
 que no fue más que un agujero.
La casa temblaba con cada embestida.
Las paredes se resentían con el calor de los orgasmos.
Y las grietas...
afloraban en los muebles de tu piso.
Afloraban en mi culo.
Y aunque algunos fueran....
excitantes y llenos de ternura,
yo recuerdo los salvajes.
Recuerdo el lobo que fuiste a veces.
Mordiéndome.
Saciando tu sed de mí.
La noche plena fue testigo de cómo,
yo, liberaba mi cascada.
Sin control.
Todo esto.
Acompañado de las gotas de sudor,
y el eco placentero,
es solo el comienzo.
Nuestro comienzo.
El inicio de nuestra antología sexual.

You Might Also Like

0 comentarios: