Indiscretos silenciados

7:58 Cristian Gonzalez Del Pino 0 Comments


En esta ciudad, llena de ruido, es imposible oír las voces de aquellos que se han encontrado y pelean desesperadamente por salir. Tal vez deberíamos preguntarnos quiénes son los que arman ese escándalo casi silencioso, imperceptible, pero que hace enmudecer la opinión de esa minoría despierta. Nos come la basura que acumulamos gustosamente para alimentarnos de ella. Aún no es tarde para dejar de prostituirnos. Merece la pena hacerlo por el fin que nos han dicho que debemos alcanzar. Nos gusta colgarnos la etiqueta de víctima, cuando en realidad somos los que disparamos antes de preguntar. La autodestrucción que llevamos acabo diariamente, encerrándonos en pantallas para intentar estar en todas partes.

Somos marionetas movidas por hilos invisibles, pero que sabemos que existen.

Dejar que la mente juegue con aquello que desee. Sin muros que frenen ni separen el deseo de la norma. Deshagámonos las dudas que nos atan a las sillas. Por último, no otorguemos palabras al azar. Sin ser pensadas primeras. Asociemos con adecuación los significados. Así veremos, que él vicio debería ser un mandato real, y no un instinto censurable. Mandemos a la mierda los miedos que nos dicen que tenemos, pero que no son reales. Dejemos de decir que estamos cansados, y salgamos gritando YO ESTOY AQUÍ Y AHORA. Escribamos poesía para decir todo lo que nos han prohibido. Para defendernos de lo absurdo, y devolverle con ironía sepulcral una muerte prematura.






You Might Also Like

0 comentarios: