Plenitud

13:29 Cristian Gonzalez Del Pino 0 Comments


En otro momento
te hubiera sonreído.
Hoy no estoy
para falsas muecas.

Me atengo al derecho
de permanecer sola,
abrazando las esquinas
de un cuarto sin luz.

Ya no sirve el calor ajeno
a un pecho sin consuelo
que necesita reposar
bajo techo abierto.

Hoy cae lo oscuro
y me siento acompañada
sin nadie más,
sin cómplices fugaces.

En mí están
mis dos mitades,
lo finito y la infinitud.



You Might Also Like

0 comentarios: