ANACONDA

6:36 Cristian Gonzalez Del Pino 0 Comments



Reptando desde tu equilibrio.
                                                     Trepando lentamente.
Humedeciendo.
Lamiendo.

Seduciendo todo tu cuerpo.
Y con un contoneo árabe
sucumbes a mis fríos deseos.                                  
                                      
Con toda tu sangre agolpada,
atascada,
miras perdido a tu cazador.

Presa inerte del más salvaje deseo.
Tragando lentamente el manjar de tu cuerpo.
Quedas vacío de encanto.

Un último gemido de auxilio se pierde en la boca de la anaconda.




You Might Also Like

0 comentarios: