Soberbia

7:49 Cristian Gonzalez Del Pino 0 Comments




Y me enamoré.
De un dios.
De un ser inalcanzable.
Encontré al hombre perdido.
Aquel que puede con todo.
El chico que se alza sobre el resto de mundanos.
Siento que es idílico.
Que carece de imperfecciones.
Siembra silencios al caminar.
Abre bocas cuando sonríe.
Posee los ojos más hipnóticos.
Los labios del pecado.
Un cuerpo que es delito de pasarela.
Su miembro es una delicia.
Un manjar de dioses.
Me enamoré de un reflejo.
De una foto.
De la imagen del agua.
Me enamoré del espejo que me devolvió la mirada con esa sonrisa pícara.




You Might Also Like

0 comentarios: